lunes, 5 de julio de 2010

GOOD BYE LENIN!

Era una señalada muesca en la lista de pendientes, pero por fin he podido disfrutar de sus dos horas de metraje sin pestañear, uniéndome a todos los que hablaban de esta película de manera tan entusiasta.

Película de 2003 de Wolfgang Becker quien a su vez escribió el guión junto con Bernd Lichtenberg, y que alcanza el equilibrio perfecto entre el contexto y la persona, entre la Alemania democrática que se fusiona con la parte occidental y los sueños despiertos tras el coma.
Es la historia de Álex y de su madre,  ejemplo de ciudadana socialista en la RDA que tras un infarto y sus siguientes meses en coma, despierta y es engañada por todos haciéndole vivir en un falso socialismo inexistente tras la caída del muro.

Este retrato personal, alejado de las grandes fechas, de los grandes políticos, que refleja cómo los desconcertados ciudadanos de la parte oriental se enfrentaban a una mezcla de deseo por lo nuevo y miedo por lo que  eso conllevaba. Son dos horas de cotidianos detalles llenos de verdad con el life motive del amor filial, y es que no sólo Álex y su familia y amigos recrean lo que un día fue, sino que lo maquillan con los anhelos de un comunismo que en realidad nunca llegó a ser.

Como pilares fundamentales, Daniel Brühl ( "Feliz Navidad", "Salvador" y próximamente estrenará "Eva" de Kike Maillo) y Katrin Saß, hijo y madre, cuya historia se impone a la política con una solvencia indudable, dos ejemplos de unas interpretaciones sin histrionismos ni grandes alardes, y que no te permiten girar la cabeza ni para coger palomitas. Pero no se quedan atrás los personajes secundarios que le dan el marco perfecto a esta ventana del cambalache alemán de hace pocos años, con interpretes como Chulpan Khamatova, Maria Simon y Alexander Beyer.

Además del acertado trabajo actoral, no menos destacable es la fotografía de Martin Kukula, o la detallista dirección artística de Lothar Holler, que te transportan a esos años desde el primer instante.
El encargado de la banda sonora, Yann Tiersen, es mucho más que el valse de Amelie, si te queda alguna duda...simplemente escucha esto:


"Good bye Lenin!", verdades y mentiras en las personas a las que la historia les cambió la vida. ¡No te la pierdas!



Yo de alemán ni papa, pero si alguno de vosotros domina el idioma germano y quiere saber más de la película, aquí tenéis el enlace a su web.

"Mientras muchos festejaban el triunfo del mañana, del cuarto de mamá salían sonidos del ayer"

Si no las has visto ¿A qué esperas? Si lo has hecho ¿Qué opinas tú?

Próximamente más, y si es posible...mejor

2 comentarios:

Ricardo Baticón dijo...

Adhara, qué película más chula has escogio para comentar, eh?... A mí me encantó cuando la ví y me compré luego una edición en dvd, de dos discos, de Good Bye Lenin... que por cierto, a ver si la vuelvo a ver... y más después de leer tu excente sinopsis... que vuelven a entrar ganas de verla!. Enhorabuena!!

Adhara dijo...

Tenía muchas ganas de verla, pero un día por otro ya se sabe, la casa sin barrer. Pero ahora se ha convertido en una de esas que todos tenemos con asterisco jeje.
Como siempre, gracias por hacer una visitilla por estos lares cibernéticos. Bs