domingo, 24 de enero de 2010

LA MUJER DEL ANARQUISTA

El cine español tiene un intragénero que es "La Guerra Civil", pero lo que pretendían con esta coproducción hispano-francesa-alemana todavía no sé que es. Si pretendían contar algo nuevo...fallaron, si pretendían innovar en la forma de contarlo...fallaron y si pretendían entretener al espectador...fallaron nuevamente.

Peter Sehr y Marie Noëlle dirigen este fallido drama romántico convirtiéndolo en una tediosa sucesión de escenas que no consigue emocionar ni por accidente. Se centra en la vida de la que se queda esperando, de la mujer del perdedor de la guerra que sufre por los que no están y por las humillaciones de los ganadores. Según la sinopsis oficial narra la historia de amor entre Manuela (María Valverde), una mujer apasionada y adelantada a su tiempo, y su marido Justo (Juan Diego Botto), abogado y líder anarquista. Es el final de la Guerra Civil Española, y Manuela espera el retorno de Justo, a quien quiere por encima de la revolución y sus ideales. En medio del infierno de la guerra, su amor por él es lo que la mantiene viva, y lo que le hará remover cielo y tierra hasta intentar encontrarlo...

Me imagino que los directores querrían que el espectador se identificara con los personajes, que sufriera, que se emocionara, partiendo del hecho de que yo lloro hasta con Heidi, es difícil que por muy ñoña y efectista que sea la cinta yo no acabe a lágrima viva, pues "La mujer del anarquista" me dejó fría, mirando a la pantalla sin la más mínima emoción, sin encontrar algo a lo que engancharme. Además de abusar de los tópicos de otras películas del género hasta la saciedad, cae en un excesivo maniqueísmo y diluye la historia de amor y la guerra sin contar nada interesante, no hay emoción y tampoco hay historia.

Lo mejor, una Ivana Baquero que se come la pantalla y que consigue dar credibilidad a su personaje levantando las secuencias en las que participa. Los protagonistas, María Valverde y Juan Diego Botto, reman con un insufrible diálogo que frase tras frase no tiene pies ni cabeza. Punteada con secundarios como Nina Hoss, Adriá Collado, Jean-Marc Barr o Irene Visedo que tampoco pueden hacer nada por la película.
Aunque las interpretaciones estén bien, la falta absoluta de un guión razonable tanto en los diálogos como en la ausencia de ritmo en la trama, tira al pozo las dos horas de película con frases presuntamente poéticas como "Canta en bajo al amor y a voz en grito por la libertad" que se vuelven vacías al estar metidas con calzador. Y es que lo peor de esta película es el guión, así que poco se puede añadir después de esto.

Destacar que el presumible envejecimiento de Valverde no existe, de manera que lo que son más de 10 años en la historia no se convierten ni en una triste cana, parecía un anuncio de una clínica estética; Por no hablar de que en las escenas conjuntas con I.Baquero te entra la risa floja cuando te das cuenta que quieren hacerte creer que son madre e hija. De la dirección artística no tengo palabras, una guerra de cartón en la que se entremezclan las mejoras galas de la protagonista con los bombardeos tampoco tiene explicación lógica. En cuanto al trabajo técnico y audiovisual sigue la estela de los otros campos del metraje, ni la fotografía, ni la música, ni el montaje imprimen ritmo o belleza estética a la cinta.
El momento en que la protagonista se pone a cantar en mitad del cine creo que lo recordaré como símbolo de la película, un esperpento que desaprovecha lo que podía haber sido una buena historia.

Si has leído hasta aquí, ya has notado que la película me ha aburrido y decepcionado a partes iguales, pero como siempre, espero que la veas y me cuentes si tú conseguiste sacarle más jugo.





¿Qué opinas tú?

Próximamente más, y si es posible...mejor

4 comentarios:

Ricardo Baticón dijo...

Vaya Adhara, la tengo pendiente de ver, sobre todo por ver a los dos actores que la interpretan que me parecen muy buenos pero me quedo con tu anotación... "tediosa sucesión de escenas que no consigue emocionar ni por accidente" gRACIAS

Adhara dijo...

Sí, yo desde que descubrí a María Valverde en "La flaqueza del bolchevique" dando la réplica al gran Luis Tosar la fiché para la lista de "Hay que estar pendiente de esta actriz" jejeje
Espero que tú le encuentres el punto a esta producción que a mí me dejó descolada ;-)
Como siempre, gracias por pasarte.

Soraya Elaoufi dijo...

Yo, la he visto miles de veces. He podido leer que te ha aburrido. Bueno, ya dicen que no todos somo iguales. Pero pese a eso, yo, personalmente, creo que es magnifica. Soy una persona que nunca derrama lágrimas, pero este largometraje lo consigue cada vez que mi retina capta sus imágenes. El sentimiento que transmiten es sincero, y común para la época en la cual está ambientada. Mi escena favorita es cuando "Manuela" le pega un bofetón al medico, al darle la noticia de que Rafaél había fallecido. Sin duda alguna, Maria hizo bastante bien su papel.
Gracias por leer mi comentario.
Besos, y adiós. (:

Elena dijo...

¡¡Gracias Soraya por dejar tu punto de vista!! Afortunadamente el bagaje y la subejtividad de cada uno consiguen que una misma cosa provoque sensaciones diferentes, en esto no existe la verdad absoluta ¡menos mal!.
Como describí en el post, ahora que lo releeo quizá demasiado vehementemente ;-), para mí el quid está en un guión en el que yo personalmente me pierdo, y al que ni el resto de aspectos técnicos y artísticos consiguen levantar...pero eso fue desde mi humilde butaca.
Yo soy de las que lloran hasta con un anuncio pero aquí me convertí en un Terminator hierático ante la pantalla, no sé si es que en su momento no tenía el día (le debo una revisión a la peli) o porque simplemente no conseguí conectar...pero me alegro mucho de que disfrutes de este trabajo y además dejes caer tu impresión por estos lares blogueros. Hazlo cuando te apetezca para comentar lo bueno y lo malo, siempre se agradece.
Saludos!!