sábado, 19 de septiembre de 2009

¿De qué sirve confesarme, si no me arrepiento?

                             El padrino III, de Francis Ford Coppola, 1990

1 comentario:

Ricardo Baticón dijo...

Qué gran frase... y verdad (además de gran película, claro)

Saludos!