lunes, 24 de mayo de 2010

EL PATIO DE MI CÁRCEL

Película de 2008 dirigida por Belén Macías, que ahora está trabajando en "La princesa de Éboli", y cuyo guión lo escribió a la limón con Arantxa Cuesta, y la colaboración de Elena Cánovas.
Primer largo de esta directora que tuvo su primera nominación en los Goya con el corto "El Puzzle", y después con "El patio de mi cárcel" alcanzó las 4 nominaciones, entre ellas se batió el cobre por "Mejor dirección novel" que ganó Santiago Zannou por "El truco del manco"


La historia está inspirada en las presas que formaron el grupo de teatro Yeses, y se centra en la visión femenina de las mujeres excluidas. Para ello la sinopsis encara vidas unidas y diferentes como "la historia de Isa, una atracadora, ácida y generosa, incapaz de adaptarse a la vida fuera de la cárcel. Y de su grupo de amigas: Dolores, una gitana rubia que ha matado al marido; Rosa, una frágil y tierna prostituta; Ajo, una chica enamorada de Pilar que vivirá su amor hasta el límite de lo soportable; Luisa, una cándida colombiana sorprendida por un entorno que no comprende…
La llegada de Mar, una funcionaria de prisiones que no se adapta a las normas de la institución, supondrá para esas mujeres el inicio de un vuelo hacia la libertad. Con la ayuda de Adela, la directora de la prisión, crearán Módulo 4, el grupo de teatro que las llenará de fuerza para encarar el "mal bajío" con el que llegaron al mundo."

Una película que aprecio más por el trabajo interpretativo del elenco que por la historia en sí, y es que desafortunadamente cae en exceso en los tópicos carcelarios, en los estereotipos marcados, y algunas escenas son demasiado forzadas en la búsqueda de sentimentalismo del espectador. Las películas tendrían que conseguir entidad por sí mimas y de forma natural obtener la empatía del que la observa atentamente, sin embargo aquí sobran secuencias  que remarcan la dureza de sus vidas de forma agotadora.

Pese a ello, sigue aportando una tierna visión femenina de unos años 80 que entre barrotes debieron ser muy duros, y me gustaron los diálogos llenos de naturalidad, ahí no hay artificios rebuscados...una pena que esa sencillez no se extendiera por el conjunto del guión.

Y llegamos al plato fuerte, las interpretaciones de las actrices, donde merecen Cum Laudem las siempre grandes Ana Wagener, Violeta Pérez y Natalia Mateo; sin olvidar a Verónica Echeguí (debe apartarse de los papeles de renegada si no quiere acabar encasillándose, sería una pena), Blanca Portillo, Blanca Apilánez, Candela Peña, Adriana Ugarte o Patricia Reyes Spíndola.
Sus trabajos son el gran activo de la película, las que reflotan y te hacen olvidar los pequeños defectos de la opera prima de B.Macías, y las que luchan por dar individualidad a los personajes estereotipados. Lo que no se puede negar es que Belén Macías demostró su valía como genial directora de actores.

Una búsqueda de la libertad entre barrotes, que aunque se apoya en la denuncia social penitenciaria de siempre, merece la pena por el gran trabajo actoral. 

Y no olvides que al acabar la película tendrás que decidir cuál es tu "Yo quito",  pero ya sabes que hay una regla: no se pueden desear cosas buenas. Sólo se quitan cosas malas.
Para más información la web de la película.

"Es difícil vivir en libertad sin sentirse libre"


Si no la has visto ¿A qué esperas? Si lo has hecho ¿Qué opinas tú?

Próximamente más, y si es posible...mejor

1 comentario:

Ricardo Baticón dijo...

Hola Adhara!

La ví hace ya un añito y a mí si me gustó... Vale, otra de cárceles pero la interpretación de la Juani, perdón, de Verónica Echeguí, me pareció muy convincente. Promete esta chica. Saludos!