lunes, 12 de abril de 2010

THE LOVELY BONES

Y llegó la última película de Peter Jackson, adaptación del libro homónimo de Alice Sebold, y que no ha provocado grandes hurras pero aún así ha mantenido los ingredientes suficientes para no recibir tomatazos. 

En los 70, Susie Salmon muere brutalmente asesinada por ese vecino solitario que todo barrio americano de clase media parece tener, y que es tan típico en las indescriptibles tvmovies de domingo por la tarde. Tras ello la película transita por dos mundos, el árido de los vivos y el onírico de los muertos, pero Jackson no consigue el equilibrio y se convierte en un batiburrillo del que es difícil salir.

Saoirse Ronan es una actriz que cada vez que la veo en pantalla me deja con la boca abierta, fue "el motivo" de la incompleta "Expiación", y esta vez Peter Jackson deja que esta joven interprete luzca su sincera mirada y enamore a los espectadores. Como contrapartida un extraordinario psicópata encarnado por Stanley Tucci, alejado esta vez de sus papeles más livianos en "El diablo viste de Prada", "La terminal" o "Julie and Julia". Estoy deseando ver más de estos dos figuras que sostienen la película. 

Sin embargo, una apática Rachel Weisz, un excesivo Mark Wahlberg o una desubicada Susan Sarandon son el ejemplo de un reparto que se ve abocado a la indiferencia en gran medida por un mal desarrollo de sus personajes en el guión, con secuencias lacrimógenas de relleno, o las idas y venidas sin una buena explicación del personaje de Weisz.

Peter Jackson explota su faceta más creativa y da rienda suelta a su fascinación por los efectos especiales, en un bello y original limbo con ciertas reminiscencias de "Más allá de los sueños", y que me hizo disfrutar con todos los detalles visuales y todo el trabajo de la directora artística Naomi Shohan. Sin embargo esta bonita recreación se hace en ciertas partes reiterativa, y lo único que deseas es que la cámara baje a la tierra de los vivos para saber más sobre el oscuro mundo que acecha, y que es lo que realmente te interesa.

Con todo lo anterior no digo que sea una mala película, pero sí un inconsistente resultado que pese a todo hace disfrutar, sobre todo visualmente, y con secuencias que recordarás al levantarte de la butaca.
Fantasía navegando entre sórdida realidad…y tú, ¿qué opinas?
 

Próximamente más, y si es posible...mejor

2 comentarios:

ethan dijo...

Uff un lastre demasiado pesado para cualquier director el haber realizado la saga de "El Señor de los Anillos". No lo digo por la crítica sólo, sino también por el público. ¿Qué se espera encontrar?
Lucas ya no hizo nada diferente después de su saga, parece que Jackson lucha para ser diferente. ¿Lo conseguirá?

Adhara dijo...

Buena reflexión ethan, la verdad es que ante un éxito fulgurante de tal calibre muchas veces se convierte en un lastre para ellos, yo creo que Peter Jackson pretendía volver a sus orígenes como con "Criaturas celestiales"
Eso sí, debo confesar...a sabiendas de que me va a caer la tormenta del siglo, que debo ser de las pocas que no ha visto "El Señor de los Anillos" jejeje...no me fustiguéis, un día le echo humor y soluciono esta deuda.
Lo de "King Kong" no niego que fuese un sueño infantil para Jackson pero a mi me hizo sufrir, mamma mia ¡qué sueñito me entró! ;-)
Gracias por pasarte por aquí y saludos!!